Elisa y Marcela


Una película hermosa, y cruda. Con una pregunta final para pensar.
Con una realidad, que lamentablemente aún se vive en muchos lugares del mundo.
Una fotografía de lujo, realmente maravillosa.
Algunos planos son extraordinarios, con cierre entre escenas y escenas como los cierre de antaño, ese círculo que se va achicando para fundir por completo y pasar a la siguiente escena. No abundan, pero tiene los suficientes como para dar también cuenta de la época en la que pasaron los hechos, aunque haya sido filmado ahora, tiene ese toque de antaño, que se agradece.
Dos actuaciones jugadas, e interesantes, y algunos secundarios que apenas si pintan porque lo importante en esta peli son ellas dos, que se comen la pantalla. Realmente muy bien actuado.
Genial la selección de escenas para contar la historia.
Me gustó muchísimo.
Peli para tener en cuenta, claro que si.




Una película hermosa, y cruda. Con una pregunta final para pensar.
Con una realidad, que lamentablemente aún se vive en muchos lugares del mundo.
Una fotografía de lujo, realmente maravillosa.
Algunos planos son extraordinarios, con cierre entre escenas y escenas como los cierre de antaño, ese círculo que se va achicando para fundir por completo y pasar a la siguiente escena. No abundan, pero tiene los suficientes como para dar también cuenta de la época en la que pasaron los hechos, aunque haya sido filmado ahora, tiene ese toque de antaño, que se agradece.
Dos actuaciones jugadas, e interesantes, y algunos secundarios que apenas si pintan porque lo importante en esta peli son ellas dos, que se comen la pantalla. Realmente muy bien actuado.
Genial la selección de escenas para contar la historia.
Me gustó muchísimo.
Peli para tener en cuenta, claro que si.



Kimi no na wa (Tu nombre)


Cada tanto me decanto por la animación. Antes porque mi niña era pequeña. Ahora, no compartimos pixar, pero si animé.
Esta peli me la recomendó ella.
Lo importante que tiene es el mensaje. No voy a hablar mucho de ella, porque lo bueno es que la vean y saquen sus conclusiones.
Una historia de amor, con bellísimos países, unos gráficos de lujo. Como nos suele acostumbrar el animé.
Dicen que hay un hilo rojo que conecta a las personas que están destinadas a encontrarse.
En esta película se hace uso de la ciencia ficción, para dar cuenta de eso. Aquellos que no quieren cosas imaginativas, o busquen demasiada realidad, abstenercer. Es para mirar con los ojos del alma, y el corazón en un puño.
No es perfecta, pero es sensible. Muy recomendable. Me gustó tanto que me dieron ganas de seguir viendo animé.
Les dejo después de la imagen, un video que explica parte del simbolismo de esta peli. Realmente digno de ver. 





Cada tanto me decanto por la animación. Antes porque mi niña era pequeña. Ahora, no compartimos pixar, pero si animé.
Esta peli me la recomendó ella.
Lo importante que tiene es el mensaje. No voy a hablar mucho de ella, porque lo bueno es que la vean y saquen sus conclusiones.
Una historia de amor, con bellísimos países, unos gráficos de lujo. Como nos suele acostumbrar el animé.
Dicen que hay un hilo rojo que conecta a las personas que están destinadas a encontrarse.
En esta película se hace uso de la ciencia ficción, para dar cuenta de eso. Aquellos que no quieren cosas imaginativas, o busquen demasiada realidad, abstenercer. Es para mirar con los ojos del alma, y el corazón en un puño.
No es perfecta, pero es sensible. Muy recomendable. Me gustó tanto que me dieron ganas de seguir viendo animé.
Les dejo después de la imagen, un video que explica parte del simbolismo de esta peli. Realmente digno de ver. 




La maleta mexicana



Había una vez, del otro lado del océano, una guerra civil. Había también tres fotógrafos (dos hombres y una mujer) que estuvieron retratando los pormenores de la guerra.
Las consecuencias, son inalcanzables, como en toda guerra. Porque tienen eco. Un eco que dura generaciones.

Una maleta llena de negativos viaja junto a miles de exiliados. Porque el eco no solo viaja en el tiempo sino en el espacio. Llegando hasta México.
No viví esa guerra. Pero soy de las generaciones del eco. De otro eco, y otra guerra. Donde también se cruzaba el océano en busca de un lugar mejor.

70 años después, los negativos salen a la luz, y con ellos esta historia, contada por muchos sobrevivientes, y por muchas fotos, impresionantes, sobre otros tantos que no sobrevivieron.

A esta altura ya saben de qué guerra civil hablo, y de que tres fotógrafos. Pero sino, miren la película.
Un documental de los necesarios. 




Había una vez, del otro lado del océano, una guerra civil. Había también tres fotógrafos (dos hombres y una mujer) que estuvieron retratando los pormenores de la guerra.
Las consecuencias, son inalcanzables, como en toda guerra. Porque tienen eco. Un eco que dura generaciones.

Una maleta llena de negativos viaja junto a miles de exiliados. Porque el eco no solo viaja en el tiempo sino en el espacio. Llegando hasta México.
No viví esa guerra. Pero soy de las generaciones del eco. De otro eco, y otra guerra. Donde también se cruzaba el océano en busca de un lugar mejor.

70 años después, los negativos salen a la luz, y con ellos esta historia, contada por muchos sobrevivientes, y por muchas fotos, impresionantes, sobre otros tantos que no sobrevivieron.

A esta altura ya saben de qué guerra civil hablo, y de que tres fotógrafos. Pero sino, miren la película.
Un documental de los necesarios. 


El Cuento de las Comadrejas


Llega la nueva película de Campanella. Esta vez un remake, de una peli de 1976. Yo tenía un añito. Y sinceramente no la vi luego tampoco, me sonaba el título, pero no la he visto. Gracias a este remake investigué un poquito, y me di cuenta que aquella, también contaba con grandísimos actores, como esta. Algunos de los cuales he llegado a ver en pelis o programas de tv. Y otros no.
La cosa es que en esta remake, el nombre es diferente.
Aquella se llamaba “Los muchachos de antes no usaban arsénico”, y esta se llama “El cuento de las comadrejas”.
Les hablaba de los actores, un reparto que es un lujo aquí y donde sea. Da gusto ver una peli donde estén ellos, nada más por verlos actuar, porque siempre lo hacen maravillosamente.
¡A ese elenco se le suma uno de los Le luthiers, que lujo!
Con decir que, si la peli era mala, ya con solo ver a estos cuatro juntos, me daba por satisfecha. Pero no, la peli no es mala, es buenísima.
Humor ácido, humor negro, humor inteligente. Grandes actuaciones, buenísimo y desternillante guion. Excelente dirección, excelente dirección de arte también.
Todo está perfecto. Como broche, la vi en el cine, cosa que cada vez escasea más, y como frutilla del postre, acompañada (suelo ir al cine sola), de mi hija y mi madre. ¿QUÉ MÁS SE PUEDE PEDIR?
Escuchar a mi hija reír, con las ocurrencias de estos genialísimos cuatro, fue una maravilla.
Por momentos me recordaba a aquel gran clásico “EL ocaso de una vida”, por otros la notaba super argentina.
Y es que estos cuatros, están ya grandes, y en la trama, se ve esa necesidad de reconocimiento y de juventud de la protagonista. ¡Una Graciela Borges extraordinaria!
Con un guión, me imagino adaptado, por la distancia del tiempo, con otros nombres que resuenan, y otro material de archivo. Ahora se me antoja encontrar y ver la original.
Aquella con Narciso Ibañez Menta, el que yo llegue a conocer, por su impronta en el terror argentino, o Mario Soffici, gran director de cine argentino de antaño!

Esta, con Graciela Borges como decíamos, más el trío de lujo, compuesto por Brandoni, Martinez, y Marcos Mundstock (El Le luthiers!).

¡Así que gente, no se la pierdan!



Llega la nueva película de Campanella. Esta vez un remake, de una peli de 1976. Yo tenía un añito. Y sinceramente no la vi luego tampoco, me sonaba el título, pero no la he visto. Gracias a este remake investigué un poquito, y me di cuenta que aquella, también contaba con grandísimos actores, como esta. Algunos de los cuales he llegado a ver en pelis o programas de tv. Y otros no.
La cosa es que en esta remake, el nombre es diferente.
Aquella se llamaba “Los muchachos de antes no usaban arsénico”, y esta se llama “El cuento de las comadrejas”.
Les hablaba de los actores, un reparto que es un lujo aquí y donde sea. Da gusto ver una peli donde estén ellos, nada más por verlos actuar, porque siempre lo hacen maravillosamente.
¡A ese elenco se le suma uno de los Le luthiers, que lujo!
Con decir que, si la peli era mala, ya con solo ver a estos cuatro juntos, me daba por satisfecha. Pero no, la peli no es mala, es buenísima.
Humor ácido, humor negro, humor inteligente. Grandes actuaciones, buenísimo y desternillante guion. Excelente dirección, excelente dirección de arte también.
Todo está perfecto. Como broche, la vi en el cine, cosa que cada vez escasea más, y como frutilla del postre, acompañada (suelo ir al cine sola), de mi hija y mi madre. ¿QUÉ MÁS SE PUEDE PEDIR?
Escuchar a mi hija reír, con las ocurrencias de estos genialísimos cuatro, fue una maravilla.
Por momentos me recordaba a aquel gran clásico “EL ocaso de una vida”, por otros la notaba super argentina.
Y es que estos cuatros, están ya grandes, y en la trama, se ve esa necesidad de reconocimiento y de juventud de la protagonista. ¡Una Graciela Borges extraordinaria!
Con un guión, me imagino adaptado, por la distancia del tiempo, con otros nombres que resuenan, y otro material de archivo. Ahora se me antoja encontrar y ver la original.
Aquella con Narciso Ibañez Menta, el que yo llegue a conocer, por su impronta en el terror argentino, o Mario Soffici, gran director de cine argentino de antaño!

Esta, con Graciela Borges como decíamos, más el trío de lujo, compuesto por Brandoni, Martinez, y Marcos Mundstock (El Le luthiers!).

¡Así que gente, no se la pierdan!


Techo Y Comida


Las realidades a veces nos superan. Eso cuenta esta película. Como cuando no hay trabajo todo se derrumba, la entrecasa de los que no tienen casa, la angustia del que no tiene trabajo.
El trabajo dignifica dicen, y es que, sin él, la soledad se hace cada vez más latente. La sociedad te da vuelta la cara, hasta los servicios sociales llegan tarde. Y uno tiene que comer todos los días.

Aquí vemos el día a día de una familia, que no puede pagar el alquiler, y todo lo que ello conlleva: trabajos mal pagos, changas como quien dice; mala alimentación, nervios, y los problemas que se van sumando de a uno en uno en una rueda de nieve que no hace más que crecer.
Algunas buenas ayudas, como siempre, bien intencionadas, pero que no frenan de cuajo la mala fortuna de estar sin trabajo.
Vivir con dos pesos, o 3 euros, o en la moneda de cada país, la cosa es que esta es una situación que se repite y repite en diferentes países.

Aquí la peli narra super bien, de manera notable, los pequeños traspiés, y los grandes, que debe afrontar esta familia protagonista.
La madre hace un papel exquisito, intentando siempre una sonrisa, que no deja de ser una sonrisa a medias, cargada de desolación.
Algunas escenas, como la del final de la copa del mundo, son realmente épicas. Pero no es solo en eso donde la peli está bien narrada, sino en todo. En cada detalle, de una situación que va en picada.

La mirada de los demás, también cuenta, quizás más que muchas cosas. Como vemos al otro, desgraciado, y porque lo solemos ver así, con desgano, sin meternos en sus zapatos, porque meterse en esos zapatos duele.
Y preferimos mirar para otro lado, pero la realidad nos mira de frente. Está en todos lados. Y no es sino tomando cartas en el asunto, que podemos cambiar las cosas. A vez, con ayuda solidaria, otras veces, pensando bien el voto que damos.
No quiero hacer política, con una reseña de una película, solo decir que hay muchas herramientas a la mano, y a veces, nos olvidamos de todas.

Mirar a nuestro alrededor y hacer algo realmente bueno por otro, puede hacer una diferencia abismal en la vida de una persona. A veces, con poco, a veces con mucho. Y casi siempre, suelen ser los que menos tienen, los que más dan.

Una película, para ver y reflexionar, para sentir, para pensar. No se la pierdan.
Les dejo aquí el enlace de donde la vi yo, porque es una peli viejecita y no muy conocida, al menos aquí, por lo que no sé si la encontrarán en todos lados, así que abajo de la imagen que sigue, esta el mencionado enlace. 




Las realidades a veces nos superan. Eso cuenta esta película. Como cuando no hay trabajo todo se derrumba, la entrecasa de los que no tienen casa, la angustia del que no tiene trabajo.
El trabajo dignifica dicen, y es que, sin él, la soledad se hace cada vez más latente. La sociedad te da vuelta la cara, hasta los servicios sociales llegan tarde. Y uno tiene que comer todos los días.

Aquí vemos el día a día de una familia, que no puede pagar el alquiler, y todo lo que ello conlleva: trabajos mal pagos, changas como quien dice; mala alimentación, nervios, y los problemas que se van sumando de a uno en uno en una rueda de nieve que no hace más que crecer.
Algunas buenas ayudas, como siempre, bien intencionadas, pero que no frenan de cuajo la mala fortuna de estar sin trabajo.
Vivir con dos pesos, o 3 euros, o en la moneda de cada país, la cosa es que esta es una situación que se repite y repite en diferentes países.

Aquí la peli narra super bien, de manera notable, los pequeños traspiés, y los grandes, que debe afrontar esta familia protagonista.
La madre hace un papel exquisito, intentando siempre una sonrisa, que no deja de ser una sonrisa a medias, cargada de desolación.
Algunas escenas, como la del final de la copa del mundo, son realmente épicas. Pero no es solo en eso donde la peli está bien narrada, sino en todo. En cada detalle, de una situación que va en picada.

La mirada de los demás, también cuenta, quizás más que muchas cosas. Como vemos al otro, desgraciado, y porque lo solemos ver así, con desgano, sin meternos en sus zapatos, porque meterse en esos zapatos duele.
Y preferimos mirar para otro lado, pero la realidad nos mira de frente. Está en todos lados. Y no es sino tomando cartas en el asunto, que podemos cambiar las cosas. A vez, con ayuda solidaria, otras veces, pensando bien el voto que damos.
No quiero hacer política, con una reseña de una película, solo decir que hay muchas herramientas a la mano, y a veces, nos olvidamos de todas.

Mirar a nuestro alrededor y hacer algo realmente bueno por otro, puede hacer una diferencia abismal en la vida de una persona. A veces, con poco, a veces con mucho. Y casi siempre, suelen ser los que menos tienen, los que más dan.

Una película, para ver y reflexionar, para sentir, para pensar. No se la pierdan.
Les dejo aquí el enlace de donde la vi yo, porque es una peli viejecita y no muy conocida, al menos aquí, por lo que no sé si la encontrarán en todos lados, así que abajo de la imagen que sigue, esta el mencionado enlace. 



Viaje al cuarto de una madre



Estamos ante una película sencilla pero potente.
Llena de pequeños detalles que dicen más que las palabras.

Una película íntima, chiquita, pero grande.
Me encantó el uso de los elementos para decir cosas que van más allá de ellos mismos.

No voy a contar mucho porque quiero que la vean, pero el fuego, la cafetera, por ejemplo, son detalles de lujo dentro de la peli. Ya me dirán si piensan lo mismo los que la vieron.


Estamos ante una película sencilla pero potente.
Llena de pequeños detalles que dicen más que las palabras.

Una película íntima, chiquita, pero grande.
Me encantó el uso de los elementos para decir cosas que van más allá de ellos mismos.

No voy a contar mucho porque quiero que la vean, pero el fuego, la cafetera, por ejemplo, son detalles de lujo dentro de la peli. Ya me dirán si piensan lo mismo los que la vieron.

En las estrellas



En las estrellas, película cuasi animada, porque emula la animación de tiempos anteriores. Efectos especiales de los de antes.

Más una historia dentro de la historia.

Un metalenguaje exquisito, con una fotografía, y un diseño artístico espectaculares, salidos de un cuento de fantasía.


En las estrellas, película cuasi animada, porque emula la animación de tiempos anteriores. Efectos especiales de los de antes.

Más una historia dentro de la historia.

Un metalenguaje exquisito, con una fotografía, y un diseño artístico espectaculares, salidos de un cuento de fantasía.

Tully


Terminó la peli y sentí que no había entendido nada. Cuando descubrí que había entendido bien, me gustó más todavía. Y es que Tully no es una historia simple, y a la vez lo es.

Resulta que la protagonista va a tener a su tercer hijo. Y cuando lo tiene, entra en caos.

Retrata muy bien el cansancio, que es algo notorio en esa etapa en la que amamantamos, velamos por el sueño de los demás, la comida, los pañales. En fin, se dice que luego, una vez equilibrado todo eso, aun así, una madre no duerme nunca más como antes de ser madre.

Y debo decir que es cierto. Si bien cuando los chicos crecen, una encuentra nuevamente el descanso. También es cierto que mientras son chicos, una duerme con un ojo abierto y otro cerrado. Difícil de entender, pero real.
Además, el cuerpo no es el mismo, y eso a veces, nos pesa.

Claro que están las madres estrella, que hacen todo y más, y siempre están relucientes. No fue mi caso. Jajajaja Si bien no sufrí depresión post parto, como la prota de la peli, nunca fui una ama de casa ejemplar, y me abatato cuando hay que hacer más de dos cosas a la vez, como pasa en la peli.



Así que eso gente, me sentí un tantín identificada. Con esa sorpresita al final que hizo que la peli tuviera más gracia.
Leí por ahí algo así como “comedia con sonrisa triste”. No encontré mejor definición para la peli, así que la tomo.
Porque es una comedia, pero no una comedia ligera. Es un drama, pero no para llorar. Tiene su humor, especial.
Tiene frescura, aun contando cosas que desbordan la psiquis de cualquiera.
La recomiendo.






Terminó la peli y sentí que no había entendido nada. Cuando descubrí que había entendido bien, me gustó más todavía. Y es que Tully no es una historia simple, y a la vez lo es.

Resulta que la protagonista va a tener a su tercer hijo. Y cuando lo tiene, entra en caos.

Retrata muy bien el cansancio, que es algo notorio en esa etapa en la que amamantamos, velamos por el sueño de los demás, la comida, los pañales. En fin, se dice que luego, una vez equilibrado todo eso, aun así, una madre no duerme nunca más como antes de ser madre.

Y debo decir que es cierto. Si bien cuando los chicos crecen, una encuentra nuevamente el descanso. También es cierto que mientras son chicos, una duerme con un ojo abierto y otro cerrado. Difícil de entender, pero real.
Además, el cuerpo no es el mismo, y eso a veces, nos pesa.

Claro que están las madres estrella, que hacen todo y más, y siempre están relucientes. No fue mi caso. Jajajaja Si bien no sufrí depresión post parto, como la prota de la peli, nunca fui una ama de casa ejemplar, y me abatato cuando hay que hacer más de dos cosas a la vez, como pasa en la peli.



Así que eso gente, me sentí un tantín identificada. Con esa sorpresita al final que hizo que la peli tuviera más gracia.
Leí por ahí algo así como “comedia con sonrisa triste”. No encontré mejor definición para la peli, así que la tomo.
Porque es una comedia, pero no una comedia ligera. Es un drama, pero no para llorar. Tiene su humor, especial.
Tiene frescura, aun contando cosas que desbordan la psiquis de cualquiera.
La recomiendo.





Compartir
 

Mi lista de blogs

Diálogos Cinéfilos Copyright © 2009 Community is Designed by Bie Converted To Community Galleria by Cool Tricks N Tips