The Humbling


Traducido el título de diferentes formas, que mejor ni escribirlas.



Al Pacino siempre me deleita. Sea como sea la película. Verlo en un papel acorde a la edad, me gusta aún más. No me va cuando los actores hacen papeles queriendo parecer más jóvenes, más fuertes, etc.
Acá tenemos un romance, locura, y el final.

Un romance con una joven que siempre lo ha idolatrado. Pero consigue estar con él, cuando ni a ella creo que le importa. Toda la película esta vista desde el punto de vista de Al Pacino. Y a propósito no nos deja ver muchos de los sentimientos de nadie más. Porque él no tiene claro nada, ni lo que pasa a su alrededor, ni lo que pasa dentro suyo.



Lo que, si sabe, es que se está muriendo su don, el don por el que vivió.  Aquello que sabe hacer. Actuar. Y ¿qué pasa entonces? ¿Qué pasa cuando todo lo conocido deja de parecernos cotidiano y empieza a resultar ajeno, extraño, de otro, todo aquello que era nuestro?

Lo poco que era de él, empieza a desvanecerse y su obsesión por la actuación, se mezcla con sus delirios, su locura, sus intentos de suicidio, en una mescolanza, de la que participa el espectador. Esa mescolanza, es el mayor acierto del filme. Bien lograda, y justificada en el guión.


No es la gran película, pero me gustó. ¡Al Pacino, siempre grande!

Traducido el título de diferentes formas, que mejor ni escribirlas.



Al Pacino siempre me deleita. Sea como sea la película. Verlo en un papel acorde a la edad, me gusta aún más. No me va cuando los actores hacen papeles queriendo parecer más jóvenes, más fuertes, etc.
Acá tenemos un romance, locura, y el final.

Un romance con una joven que siempre lo ha idolatrado. Pero consigue estar con él, cuando ni a ella creo que le importa. Toda la película esta vista desde el punto de vista de Al Pacino. Y a propósito no nos deja ver muchos de los sentimientos de nadie más. Porque él no tiene claro nada, ni lo que pasa a su alrededor, ni lo que pasa dentro suyo.



Lo que, si sabe, es que se está muriendo su don, el don por el que vivió.  Aquello que sabe hacer. Actuar. Y ¿qué pasa entonces? ¿Qué pasa cuando todo lo conocido deja de parecernos cotidiano y empieza a resultar ajeno, extraño, de otro, todo aquello que era nuestro?

Lo poco que era de él, empieza a desvanecerse y su obsesión por la actuación, se mezcla con sus delirios, su locura, sus intentos de suicidio, en una mescolanza, de la que participa el espectador. Esa mescolanza, es el mayor acierto del filme. Bien lograda, y justificada en el guión.


No es la gran película, pero me gustó. ¡Al Pacino, siempre grande!

Merlí. Primera temporada




Atrevido con todos, paciente con sus alumnos, confianzudo y mujeriego, altruista; diferente. Así es el profe de esta serie. Da bronca por momentos, enamora por otros. Vive a flor de piel, y se nota. Y molesta a los demás por eso.

Con un atractivo en la actitud, que a veces desespera, no es un galán, se siente un galán. Que además su hijo este en el curso donde da clases, nos hace ver sus lados más ocultos, sus defectos, su forma de ser padre, y sus errores claro está.

En un curso variopinto de adolescentes, que necesitan enterarse que no son los únicos incomprendidos, que no son los únicos distintos, este profe viene de maravillas. Y la filosofía, más. Claro, hay que saber llegar a la mente de estos muchos y muchachas, y no siempre resulta fácil, ni siquiera para el profesor.



Una primera temporada hermosa, suelta, libre, que da gusto ver, con el eje de un muchacho con agorafobia al inicio de la temporada.
La filosofía no está muerta. Bravo por ello!
¿Vos ya la viste?

Si viste la segunda temporada, cuentanos qué tal!



Atrevido con todos, paciente con sus alumnos, confianzudo y mujeriego, altruista; diferente. Así es el profe de esta serie. Da bronca por momentos, enamora por otros. Vive a flor de piel, y se nota. Y molesta a los demás por eso.

Con un atractivo en la actitud, que a veces desespera, no es un galán, se siente un galán. Que además su hijo este en el curso donde da clases, nos hace ver sus lados más ocultos, sus defectos, su forma de ser padre, y sus errores claro está.

En un curso variopinto de adolescentes, que necesitan enterarse que no son los únicos incomprendidos, que no son los únicos distintos, este profe viene de maravillas. Y la filosofía, más. Claro, hay que saber llegar a la mente de estos muchos y muchachas, y no siempre resulta fácil, ni siquiera para el profesor.



Una primera temporada hermosa, suelta, libre, que da gusto ver, con el eje de un muchacho con agorafobia al inicio de la temporada.
La filosofía no está muerta. Bravo por ello!
¿Vos ya la viste?

Si viste la segunda temporada, cuentanos qué tal!
Compartir
 

Site Info

Mi lista de blogs


contador de visitas Bitacoras.com

Diálogos Cinéfilos Copyright © 2009 Community is Designed by Bie Converted To Community Galleria by Cool Tricks N Tips