Nosotros en la noche




Son gente madura. Y sola. Y el amor va cambiando con la edad, aunque se necesite lo mismo, pero de otra forma. La gente sola sabemos, algunas cosas… solo algunas… aunque creamos superado el hecho de necesitar compañía. Amor… quien no lo necesita, quien no lo añora.

Un amor tenue pero fuerte. Una intimidad distinta pero íntima.

De algo nos estamos perdiendo los que no vemos eso, lo que aún no lo vemos, los que estamos pensando en el volar de las mariposas en el estómago más que en cómo aceptar o decir una propuesta loca y sincera, tan loca, como tan sincera.

Y así es la peli, sincera, simple, y honda. Porque lo hondo está en esa simpleza de las cosas no dichas, y las dichas, de esas cosas vividas y que siguen en uno. Lo hondo está en aceptarse, es compartir lo que se puede y quiere.

Lo que se necesita. Ni más ni menos. Sin escaparates, sin eufemismos. A boca de jarro. Con timidez nueva, pero escupiendo verdades como se pide medio kilo de manzanas en la verdulería, con la misma facilidad, esa que te da el estar de vuelta de muchas cosas.

En esa vuelta, la timidez es, como decía, nueva. Los planteamientos, son, otros. Lo hermoso, esta, en lo simple. Lo gentil. Como le dice ella a él. A los 20 años la palabra gentil no es un piropo. A la edad de los protagonistas, si lo es, y vaya que lo es. Porque empieza a interesar algo más que cómo te vistes, como luces, lo que gastas, y lo que tienes. Empieza a interesar lo que eres.

Y ser gentil, no es poco.

Y allá van dos actores enormes, con gestos tan bien actuados. Gestos mínimos. Porque no tienen la edad para desparramar entusiasmo, ni saltar en un pie. La felicidad se expresa con gestos breves. Que vaya si saben hacer estos dos.

Una dirección actoral cuidadísima. Exacta. Una película que se disfruta desde el vamos. Una realidad que no rompe realidades, que se acomoda como puede a lo que hay. Un final sensato, real, creíble.
Si, me ha encantado.







Son gente madura. Y sola. Y el amor va cambiando con la edad, aunque se necesite lo mismo, pero de otra forma. La gente sola sabemos, algunas cosas… solo algunas… aunque creamos superado el hecho de necesitar compañía. Amor… quien no lo necesita, quien no lo añora.

Un amor tenue pero fuerte. Una intimidad distinta pero íntima.

De algo nos estamos perdiendo los que no vemos eso, lo que aún no lo vemos, los que estamos pensando en el volar de las mariposas en el estómago más que en cómo aceptar o decir una propuesta loca y sincera, tan loca, como tan sincera.

Y así es la peli, sincera, simple, y honda. Porque lo hondo está en esa simpleza de las cosas no dichas, y las dichas, de esas cosas vividas y que siguen en uno. Lo hondo está en aceptarse, es compartir lo que se puede y quiere.

Lo que se necesita. Ni más ni menos. Sin escaparates, sin eufemismos. A boca de jarro. Con timidez nueva, pero escupiendo verdades como se pide medio kilo de manzanas en la verdulería, con la misma facilidad, esa que te da el estar de vuelta de muchas cosas.

En esa vuelta, la timidez es, como decía, nueva. Los planteamientos, son, otros. Lo hermoso, esta, en lo simple. Lo gentil. Como le dice ella a él. A los 20 años la palabra gentil no es un piropo. A la edad de los protagonistas, si lo es, y vaya que lo es. Porque empieza a interesar algo más que cómo te vistes, como luces, lo que gastas, y lo que tienes. Empieza a interesar lo que eres.

Y ser gentil, no es poco.

Y allá van dos actores enormes, con gestos tan bien actuados. Gestos mínimos. Porque no tienen la edad para desparramar entusiasmo, ni saltar en un pie. La felicidad se expresa con gestos breves. Que vaya si saben hacer estos dos.

Una dirección actoral cuidadísima. Exacta. Una película que se disfruta desde el vamos. Una realidad que no rompe realidades, que se acomoda como puede a lo que hay. Un final sensato, real, creíble.
Si, me ha encantado.




Hasta el hueso





Hay cosas que calan hasta el hueso, es cierto. Hay heridas que no sanan y molestan, no dejan seguir. Hay familias disfuncionales, y dolores hondos. Y la comida es una forma de manifestar eso.

Una peli que promete y da un poco de lo que promete. Algunas escenas y planteamientos están, así como la actuación de algunos, esta sobresaliente. Pero… siempre hay uno… se queda en ello.

Cuando la cosa se pone realmente difícil, sale el final feliz de la galera en el momento menos indicado y sin condecir con lo que la película estaba prometiendo.

La gente no se cura por arte de magia. Los problemas eran reales y varios, y en eso se queda. Lo mismo el de la protagonista como el de los compañeros. Esos se quedan aún más que pintados simplemente.

Rescato la sinceridad del planteamiento, lo rescato mucho porque es más de lo que se animan muchos.

No rescato la idea que transmite de "tocar fondo" como algo necesario algunas veces. No creo que sea el mensaje apropiado a semejante enfermedad. 


Para ver y analizar, y seguir ahondando uno solo. 







Hay cosas que calan hasta el hueso, es cierto. Hay heridas que no sanan y molestan, no dejan seguir. Hay familias disfuncionales, y dolores hondos. Y la comida es una forma de manifestar eso.

Una peli que promete y da un poco de lo que promete. Algunas escenas y planteamientos están, así como la actuación de algunos, esta sobresaliente. Pero… siempre hay uno… se queda en ello.

Cuando la cosa se pone realmente difícil, sale el final feliz de la galera en el momento menos indicado y sin condecir con lo que la película estaba prometiendo.

La gente no se cura por arte de magia. Los problemas eran reales y varios, y en eso se queda. Lo mismo el de la protagonista como el de los compañeros. Esos se quedan aún más que pintados simplemente.

Rescato la sinceridad del planteamiento, lo rescato mucho porque es más de lo que se animan muchos.

No rescato la idea que transmite de "tocar fondo" como algo necesario algunas veces. No creo que sea el mensaje apropiado a semejante enfermedad. 


Para ver y analizar, y seguir ahondando uno solo. 



LuTo







A veces, las parejas o encuentros con personas, van y vienen; y a veces dejan huella.
Aquí tenemos un momento específico de una pareja cualquiera. No la están pasando muy bien. Y con flashback nos muestran lo lindo y lo no tan lindo. Los momentos de quiebre. Los “¿y ahora como se sigue?”.

Rescato varias cosas: ese abrazo enorme pidiendo ayuda que le brinda ella a él en la fiesta; ese “piénsalo” que le brinda él cuando ella se siente aliviada (tendrás que verla para saber porqué), esa dicotomía entre imagen y sonido del final; esas buenas horas; ese momento que todos hemos vivido alguna vez, cuando intimar no resulta fácil ya y vemos que algo se ha roto; la frase final de la película, que es una verdad como un pino. Las miradas, las caricias, los nervios de ella, el llanto contenido; las broncas de él, el sentirse medio enamorado/medio partido al mismo tiempo.

Linda peli.







A veces, las parejas o encuentros con personas, van y vienen; y a veces dejan huella.
Aquí tenemos un momento específico de una pareja cualquiera. No la están pasando muy bien. Y con flashback nos muestran lo lindo y lo no tan lindo. Los momentos de quiebre. Los “¿y ahora como se sigue?”.

Rescato varias cosas: ese abrazo enorme pidiendo ayuda que le brinda ella a él en la fiesta; ese “piénsalo” que le brinda él cuando ella se siente aliviada (tendrás que verla para saber porqué), esa dicotomía entre imagen y sonido del final; esas buenas horas; ese momento que todos hemos vivido alguna vez, cuando intimar no resulta fácil ya y vemos que algo se ha roto; la frase final de la película, que es una verdad como un pino. Las miradas, las caricias, los nervios de ella, el llanto contenido; las broncas de él, el sentirse medio enamorado/medio partido al mismo tiempo.

Linda peli.

The Humbling


Traducido el título de diferentes formas, que mejor ni escribirlas.



Al Pacino siempre me deleita. Sea como sea la película. Verlo en un papel acorde a la edad, me gusta aún más. No me va cuando los actores hacen papeles queriendo parecer más jóvenes, más fuertes, etc.
Acá tenemos un romance, locura, y el final.

Un romance con una joven que siempre lo ha idolatrado. Pero consigue estar con él, cuando ni a ella creo que le importa. Toda la película esta vista desde el punto de vista de Al Pacino. Y a propósito no nos deja ver muchos de los sentimientos de nadie más. Porque él no tiene claro nada, ni lo que pasa a su alrededor, ni lo que pasa dentro suyo.



Lo que, si sabe, es que se está muriendo su don, el don por el que vivió.  Aquello que sabe hacer. Actuar. Y ¿qué pasa entonces? ¿Qué pasa cuando todo lo conocido deja de parecernos cotidiano y empieza a resultar ajeno, extraño, de otro, todo aquello que era nuestro?

Lo poco que era de él, empieza a desvanecerse y su obsesión por la actuación, se mezcla con sus delirios, su locura, sus intentos de suicidio, en una mescolanza, de la que participa el espectador. Esa mescolanza, es el mayor acierto del filme. Bien lograda, y justificada en el guión.


No es la gran película, pero me gustó. ¡Al Pacino, siempre grande!

Traducido el título de diferentes formas, que mejor ni escribirlas.



Al Pacino siempre me deleita. Sea como sea la película. Verlo en un papel acorde a la edad, me gusta aún más. No me va cuando los actores hacen papeles queriendo parecer más jóvenes, más fuertes, etc.
Acá tenemos un romance, locura, y el final.

Un romance con una joven que siempre lo ha idolatrado. Pero consigue estar con él, cuando ni a ella creo que le importa. Toda la película esta vista desde el punto de vista de Al Pacino. Y a propósito no nos deja ver muchos de los sentimientos de nadie más. Porque él no tiene claro nada, ni lo que pasa a su alrededor, ni lo que pasa dentro suyo.



Lo que, si sabe, es que se está muriendo su don, el don por el que vivió.  Aquello que sabe hacer. Actuar. Y ¿qué pasa entonces? ¿Qué pasa cuando todo lo conocido deja de parecernos cotidiano y empieza a resultar ajeno, extraño, de otro, todo aquello que era nuestro?

Lo poco que era de él, empieza a desvanecerse y su obsesión por la actuación, se mezcla con sus delirios, su locura, sus intentos de suicidio, en una mescolanza, de la que participa el espectador. Esa mescolanza, es el mayor acierto del filme. Bien lograda, y justificada en el guión.


No es la gran película, pero me gustó. ¡Al Pacino, siempre grande!

Merlí. Primera temporada




Atrevido con todos, paciente con sus alumnos, confianzudo y mujeriego, altruista; diferente. Así es el profe de esta serie. Da bronca por momentos, enamora por otros. Vive a flor de piel, y se nota. Y molesta a los demás por eso.

Con un atractivo en la actitud, que a veces desespera, no es un galán, se siente un galán. Que además su hijo este en el curso donde da clases, nos hace ver sus lados más ocultos, sus defectos, su forma de ser padre, y sus errores claro está.

En un curso variopinto de adolescentes, que necesitan enterarse que no son los únicos incomprendidos, que no son los únicos distintos, este profe viene de maravillas. Y la filosofía, más. Claro, hay que saber llegar a la mente de estos muchos y muchachas, y no siempre resulta fácil, ni siquiera para el profesor.



Una primera temporada hermosa, suelta, libre, que da gusto ver, con el eje de un muchacho con agorafobia al inicio de la temporada.
La filosofía no está muerta. Bravo por ello!
¿Vos ya la viste?

Si viste la segunda temporada, cuentanos qué tal!



Atrevido con todos, paciente con sus alumnos, confianzudo y mujeriego, altruista; diferente. Así es el profe de esta serie. Da bronca por momentos, enamora por otros. Vive a flor de piel, y se nota. Y molesta a los demás por eso.

Con un atractivo en la actitud, que a veces desespera, no es un galán, se siente un galán. Que además su hijo este en el curso donde da clases, nos hace ver sus lados más ocultos, sus defectos, su forma de ser padre, y sus errores claro está.

En un curso variopinto de adolescentes, que necesitan enterarse que no son los únicos incomprendidos, que no son los únicos distintos, este profe viene de maravillas. Y la filosofía, más. Claro, hay que saber llegar a la mente de estos muchos y muchachas, y no siempre resulta fácil, ni siquiera para el profesor.



Una primera temporada hermosa, suelta, libre, que da gusto ver, con el eje de un muchacho con agorafobia al inicio de la temporada.
La filosofía no está muerta. Bravo por ello!
¿Vos ya la viste?

Si viste la segunda temporada, cuentanos qué tal!

Pasaje de Vida






La política excede ámbitos, abarca ámbitos. Siempre fue así.
El niño no lo sabe, no lo intuye, solo lo descubre de adulto.
Dicen que no eran inocentes, aquellos. Dicen que algunos si y otros no. Esta película muestra la cara de aquellos que no tanto. ¿No tanto? ¿Culpables de qué? ¿De cuánto?
¿Qué cosas justifican la barbarie política? ¿Qué cosas no? ¿En nombre de quién?

Preguntas… y más preguntas… para hoy, para ayer, para mañana…







La política excede ámbitos, abarca ámbitos. Siempre fue así.
El niño no lo sabe, no lo intuye, solo lo descubre de adulto.
Dicen que no eran inocentes, aquellos. Dicen que algunos si y otros no. Esta película muestra la cara de aquellos que no tanto. ¿No tanto? ¿Culpables de qué? ¿De cuánto?
¿Qué cosas justifican la barbarie política? ¿Qué cosas no? ¿En nombre de quién?

Preguntas… y más preguntas… para hoy, para ayer, para mañana…


Showroom




Asimilar los cambios, no siempre significa amoldarse como situación cómoda. El hombre está acostumbrado a adaptarse a los cambios. Y suelen salir delante de mejor manera aquellos que se adaptan a las circunstancias. Que encuentran lo bueno, y siguen adelante, sin pensar por ello que son traidores de sí mismos, cuando uno mismo cambia con los cambios y de todo movimiento se aprende y se evoluciona.

No se puede batallar desde la incomodidad, la soledad, y a veces, nos encontramos batallando por valores que no valen dos mangos aunque se vendan a millones.

¿Qué es una buena vida? Puede que mientras nos empacamos en conseguir eso que nos dijeron que era una buena vida, nos perdemos de encontrar lo bueno que la vida tiene por si misma. Hacernos amigos de ella. Y crecer desde allí.


¿Contra quién peleamos cotidianamente? ¿A quién le corremos carreras? ¿En qué ocupamos el pensamiento la mayor parte del día? ¿Valdrá la pena?





Asimilar los cambios, no siempre significa amoldarse como situación cómoda. El hombre está acostumbrado a adaptarse a los cambios. Y suelen salir delante de mejor manera aquellos que se adaptan a las circunstancias. Que encuentran lo bueno, y siguen adelante, sin pensar por ello que son traidores de sí mismos, cuando uno mismo cambia con los cambios y de todo movimiento se aprende y se evoluciona.

No se puede batallar desde la incomodidad, la soledad, y a veces, nos encontramos batallando por valores que no valen dos mangos aunque se vendan a millones.

¿Qué es una buena vida? Puede que mientras nos empacamos en conseguir eso que nos dijeron que era una buena vida, nos perdemos de encontrar lo bueno que la vida tiene por si misma. Hacernos amigos de ella. Y crecer desde allí.


¿Contra quién peleamos cotidianamente? ¿A quién le corremos carreras? ¿En qué ocupamos el pensamiento la mayor parte del día? ¿Valdrá la pena?


Compartir
 

Site Info

Mi lista de blogs


contador de visitas Bitacoras.com

Diálogos Cinéfilos Copyright © 2009 Community is Designed by Bie Converted To Community Galleria by Cool Tricks N Tips